En 1953 Francis Crick junto con su colega James D. Watson descubrieron la estructura molecular del ADN basándose en las imágenes previamente obtenidas por Rosalind Franklin.

En un proceso inverso al que siguieron los descubridores del ADN, la imagen aparentemente arbitraria del taburete Crick responde en realidad a un diseño funcional que trata de resolver los aspectos esenciales propios de un taburete:

- Las dimensiones adecuadas para sentarse
- El perfecto apoyo del taburete de tres patas
- La resistencia al vuelco
- La posibilidad de apilamiento ordenado
- La versatilidad y facilidad de transporte
- La sencillez de fabricación
- La calidez de los materiales

Pero lo difícil, no es solventar los aspectos funcionales exclusivamente, lo difícil es que además su forma nos atrape.

Stackable stool

Diseñador • Pedro Feduchi
Arquitecto colaborador • Juan Gimeno Ramallo


© fotografías • Elena Feduchi
links • vídeodiarioDESIGN

2014