El Banco Salamandra está pensado para que tenga una fabricación sencilla, larga durabilidad y resulte económico. Se han utilizado sólo dos materiales que, además, son claramente asequibles y de probada eficacia, esto es, polietileno blanco y madera de iroko. Las patas y las sujeciones de las piezas de apoyo se realizan con una pletina de hierro dobladas y soldadas que van luego simplemente pintadas para mejorar el acabado.

Se ha tenido especial cuidado en evitar que las zonas de reposo del cuerpo no entren en contacto directo con el frío metal. Así las partes de hierro quedan reducidas a las sujeciones de las tablas por las caras exteriores del asiento.



TheSalamandra Bench is thought to have a simply construction, a long lifetime and be economic. On a painted steel structure, made from two different materials, white polyethylene and iroko wood hold by the small edges, avoiding cold transmission.

2005